Camargo presentó propuesta de reciclaje y conversión de desechos en energía (“Waste to Energy”)

El candidato a diputado del Frente Amplio por el distrito 8 Ricardo Camargo presentó su propuesta de tratamiento inteligente de basura, que se basa en el modelo “Waste to Energy”, implementado en Suecia: se trata de plantas que incineren la basura y la conviertan en energía termal y eléctrica.

RicardoCamargoPortada1

Hasta las dependencias de la SEREMI de Salud Metropolitana llegó la semana pasada Ricardo Camargo, abogado, profesor de Derecho y candidato a diputado del Frente Amplio por el distrito 8.

Presentó un escrito complementario que incorpora nuevos antecedentes a la denuncia presentada hace unas semanas contra el Municipio de Maipú, “por su actitud negligente en relación a la recolección de basura”, dijo:

“La crisis de la basura no ha terminado, si bien en la mayor parte de los barrios la recolección ya tiene ritmos normales. El ripioso paso de una empresa contratista (Dimensión S. A.) a la otra (Veolia Chile) provocó que algunos sectores no hayan sido considerados parte del circuito de recolección. Es el caso del costado del camino pavimentado que sube al terminal de buses del Transantiago, en Portales con El Conquistador, que desde comienzos de octubre acumula y acumula desechos y basura”.

“El sector está totalmente abandonado por el Municipio, que tiene el deber de resguardarlo”, señaló. “Este abandono incentiva que se consolide como un basural, que es “clandestino”, pero permitido por la pasividad de las autoridades locales, y con el paso del tiempo será inviable recuperar este paño”.

Propuesta

El profesor de Derecho quiso ir más lejos y presenta así su propuesta de tratamiento inteligente de basura, que se basa en el modelo “Waste to Energy”, implementado en Suecia: se trata de plantas que incineren la basura y la conviertan en energía termal y eléctrica.

“Los problemas de la basura en Maipú, pero también en Quilicura, Pudahuel, Til Til, son terribles. Tanto por los basurales ilegales como por los establecidos. Santiago no puede seguir acumulando basura como si no estuviera ya saturado”, dice el abogado. La propuesta apunta también a terminar con el tráfico de influencias y las redes de corrupción asociadas al tratamiento ineficiente de los residuos.

Camargo propone la creación de una red que se diseñará contemplado participación ciudadana vinculante. Es mucho más eficiente en términos monetarios, para los emprendedores, los ciudadanos y la institucionalidad. En Suecia el sistema se lleva a cabo hace años, y ya 99% de su basura se trata así: la mitad es reciclada y la mitad es convertida en energía. Con 3 toneladas de basura producen tanta energía como con 1 tonelada de combustibles fósiles.

Se trata entonces de crear un fondo financiero para la instalación y operación de estas plantas conversoras: para quienes se aventuren a instalarlas, apoyo institucional mediante créditos blandos y diferidos de pago; y beneficios para pequeños y medianos empresarios que quieran tratar sus residuos en ellas. Asimismo, convocar a los municipios a acogerse a este sistema. Estas plantas se conectarían en una red que permite el mejor flujo de energía.

“Separamos la basura entre lo reciclable y lo que es basura propiamente tal. Eso se lo entregamos a la planta y ella a cambio nos devuelve energía limpia. Terminamos con los vertederos y rellenos sanitarios. Terminamos también con el tráfico de influencia y el desperdicio de recursos públicos y privados en procesos sanitarios ineficientes y contaminantes. De eso Maipú sabe bastante. Es urgente legislar al respecto y así dar cumplimiento al Acuerdo de París, recientemente ratificado por Chile, mediante el cual el país se comprometió a generar políticas públicas de reducción de contaminación”, señaló el candidato a diputado.

Más detalles de la idea que inspira el proyecto de Camargo se pueden obtener en el sitio The Swedish Recycling Revolution: https://sweden.se/nature/the-swedish-recycling-revolution/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.